[ad_1]

Un remezón se vive en el mundo político tras conocerse que ciertos ministros de Estado del Gobierno del Presidente Gabriel Boric sostuvieron reuniones secretas con empresarios en la casa del lobbista y ex alcalde de la UDI Pablo Zalaquett en las denominas “divinas comidas”, no siendo estas gestionadas por el sistema de la Ley de Lobby.

Frente a este tema, el Senador por la región de Antofagasta, Esteban Velásquez (FRVS) cuestionó el actuar de funcionarios del gobierno.

El gobierno debe mantener su ideario claro y sólido. Pareciera que se renuncia a aquello y eso resulta frustrante. Por eso que el acuerdo CODELCO-SQM nos parece también inadecuado con un socio cuestionado con quien antes no estábamos dispuestos a ningún tipo de asociatividad con él. O las rebuscadas justificaciones por las reuniones privadas de algunos ministros con empresarios. Se dice que han respetado la ley pero antes exigíamos altos estándares; y además las reuniones en casa de un personaje político o ideologista muy cuestionado“, señaló Velásquez.

“Entonces la pregunta es si se mantiene esa actitud de construir un estado probo, para eso son los esfuerzos, es cierto, no son sencillos. No es fácil caminar hacia ese Estado probo pero hay que hacer los esfuerzos hasta que duela. No todos los socios ni todas las reuniones privadas hacen bien a un gobierno”, cerró el parlamentario.

CUESTIONAMIENTOS A LA PROBIDAD DE LAS REUNIONES

La directora ejecutiva de Chile Transparente, María Jaraquemada –quien presidió el Comité de Probidad convocado por el Presidente Gabriel Boric a partir del Caso Convenios–, se enteró a través de un reportaje de CIPER que, al menos, seis ministros del gobierno de se han reunido con empresarios en el departamento del exalcalde y actual lobbista, Pablo Zalaquett (UDI). Esas reuniones no fueron anotadas en el registro que dispone la Ley de Lobby. Solo quienes asistieron a ellas sabían de su existencia.

Para María Jaraquemada, la revelación de esas reuniones a través de un reportaje es “lamentable”, y cree que hay una mala interpretación de la ley en la respuesta que entregaron los secretarios de Estado cuando se les consultó por qué no las transparentaron: “Que un ministro diga que estas conversaciones no debían, necesariamente, ser ventiladas al público porque se realizaron fuera del horario laboral, o porque no tocaron temas específicos como proyectos de ley, está haciendo una interpretación muy restrictiva de la ley. Y esa interpretación afecta derechamente al buen funcionamiento de la normativa. Creo que correspondía transparentarlas a la ciudadanía”, indicó a CIPER.

El Gobierno reconoció la existencia de estas reuniones y tomó una postura al respecto: la Ley de Lobby, hecha para regular y transparentar las zonas opacas de la relación entre el  mundo público y el privado, no exige que este tipo de encuentros se transparenten. Y es allí donde difiere Jaraquemada: “En simple, creo que las explicaciones que han dado no son satisfactorias y, más bien, responden a una interpretación a mi juicio errónea. Además, van en contra del espíritu de la ley”.




[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *