[ad_1]

Detalles de la carpeta de investigación que lleva adelante el Ministerio Público en el Caso Democracia Viva aparecieron publicados durante este martes en el diario “La Tercera”.

Los antecedentes reservados de la investigación, que llegaron a manos del matutino santiaguino, apuntan a las indagatorias que lleva adelante la fiscalía a la Seremi de Vivienda de Antofagasta tras la contratación por parte del ex Seremi Carlos Contreras (hoy en prisión preventiva acusado de fraude al fisco) de doce trabajadores que podrían estar vinculados a un esquema de remuneraciones sin respaldo laboral efectivo.

Entre los involucrados figura Claudio Cárdenas Campillay, apodado “el fantasma” por su presencia espectral en la repartición. Según testimonios recogidos por el Ministerio Público que da a conocer el medio capitalino, Cárdenas fue contratado por el entonces Seremi Carlos Contreras como diseñador gráfico con un sueldo cercano a los $2 millones, pagado a través de la Fundación Movimiento Fibra. Su contratación, junto con la de otros once funcionarios, fue posteriormente cuestionada por la Contraloría.

Una situación que rememora el caso del Hospital Clínico de la Universidad de Antofagasta, donde allegados al Senador Pedro Araya y su hermano, Diputado Jaime Araya, fueron beneficiados con sueldos millonarios, a pesar de que la institución no ofrecía servicios al público. Los paralelos son ineludibles, sugiriendo reiteración de patrones de conducta preocupantes en la administración pública regional.

Según los antecedentes filtrados desde la fiscalía que conoció La Tercera, Priscila Rodríguez, encargada del departamento de Administración y Finanzas del Minvu regional desde 2019, detalló ante la PDI las deficiencias en las rendiciones de cuentas de las fundaciones y mencionó específicamente a Cárdenas como el “funcionario fantasma” cuyo trabajo no se reflejó en ningún registro tangible.

A pesar de su ausencia, Cárdenas habría recibido pagos significativos, incluso después de haber tomado vacaciones inmediatamente tras su contratación.

De acuerdo con la auditoría, Cárdenas nunca desempeñó labores justificables para la Seremi, pero recibió sueldos que sumaron más de $7 millones en seis meses. Este hecho ha puesto en duda la integridad del proceso de selección y las verdaderas intenciones detrás de estas contrataciones.

Mientras tanto, la Fiscalía está investigando una serie de transferencias financieras de la diputada Catalina Pérez a Cárdenas, buscando esclarecer la naturaleza de estos pagos.

Frente a las consultas por las filtraciones, desde la Fiscalía de Antofagasta indicaron que el fiscal a cargo de la causa no puede referirse a la carpeta investigativa.

No obstante, es un hecho que datos de la investigación están siendo accesibles mediante un método no especificado para determinados medios de comunicación, lo que puede abrir otra arista en este caso, beneficiar a los propios imputados y afectar el desarrollo de las indagatorias, al quedar eventualmente develada de forma parcial o total la estrategia a seguir y línea de investigación del Ministerio Público, datos que por su naturaleza son mantenidos en reserva.




[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *